Buscador

Subscríbete GRATIS

Correo Electrónico:
 

Hugo Robin en tu Ciudad

hugo tobin en conferencia.1

Siguenos en Facebook

facebook icon

Registra tu Testimonio

Donaciones

Cantidad: 

Hugo Robin Radio

visita-hugo-robin-radio

Libro en USA

libro-usa

Salud Física

Remoja lo bueno de la vida

Remoja lo bueno de la vida:

Una guía a como remojar Granos

 

¿No logro entender porque me siento sin energía, fatigado/a, agotado/a? Si después de todo como saludable, consumo alimentos integrales.

No tienes idea de cuantas veces he logrado escuchar este tipo de comentarios. Comentarios de que la persona dice creer comer saludable y que al momento de cuestionar sus hábitos alimenticios nos damos cuenta de que la persona realmente no come saludable. Como mencionado en alguna otra ocasión, hasta el día de hoy, me he encontrado que el 100% de las personas que creen comer saludable, realmente no lo hacen, creen hacerlo pero no es así. Y, una de las pautas más importante para lograr tener una buena salud es respecto al consumo de alimentos integrales, es decir, alimentos que están íntegros, justo como la madre naturaleza los intenciono.

 

En esta ocasión, quiero hacer un énfasis especial sobre alimentos como lo son los cereales integrales y las leguminosas (o también conocidas como granos secos).

 

Anti-nutrientes e inhibidores de enzimas en los alimentos

 

El último modelo alimenticio de los estados unidos (lo cual es una pirámide) incluyo como parte de sus recomendaciones el consumo de cereales integrales. Al parecer con el paso del tiempo algunas agencias gubernamentales  y algunos profesionales de la salud se van dando cuenta de lo prioritario que el consumo de alimentos integrales resulta ser. Sin embargo, aun cuando este tipo de consejo lleva consigo muy buenas intenciones, estos también traen sus consecuencias negativas sobre la salud. Claro que es mejor consumir cereales integrales que cereales refinados, de eso no hay duda.

 

Pero, ¿Qué tan bueno resulta ser realmente?

 

Si bien nuestros ancestros consumían cereales integrales y leguminosas, ellos no los consumían en la forma tal y como se presenta actualmente en las diversas recetas y productos terminados como lo son la panadería, granolas, pastas, etc. Nuestros ancestros aplicaban ciertas técnicas a los alimentos que les permitía mejorar las características nutricionales de ellos al eliminar ciertas sustancias nocivas e incrementar el contenido de nutrientes.

 

En la mayoría de los alimentos existen cierto tipo de sustancias que se dedican a impedir la absorción de cierto tipo de nutrientes, en este caso, nutrientes como los minerales. Este tipo de anti-nutrientes se unen a minerales esenciales para el cuerpo como lo son el zinc, magnesio, calcio, fosforo, hierro y otros más. Como te podrás dar cuenta, minerales que son esenciales en los niveles de energía y salud que cada uno de nosotros podemos llegar a tener.

El otro tipo de sustancias que se encuentran en los alimentos son los inhibidores de enzimas, a estas sustancias nos referimos con el hecho a que se dedican a impedir, en cierta parte, la digestión del propio alimento, ocasionando indigestión, inflamación y gases.

Pero, existen ciertas técnicas de tratado de los alimentos que nos ayudan a eliminar, reducir y/o neutralizar este tipo de anti-nutrientes e inhibidores de enzimas, haciendo que podamos gozar de los alimentos de una forma saludable.

 

Como mencionado anteriormente, en esta ocasión daré un énfasis especial en los alimentos que son los granos integrales, tales como el arroz, maíz, avena, trigo, cebada y el centeno, al igual que en las leguminosas, tales como lo son las lentejas, frijoles, alubias, habas, garbanzos y los chicharos.

 

Disfrute de los beneficios de los alimentos integrales aplicando una simple técnica

Entonces, los cereales integrales y las leguminosas contienen anti-nutrientes e inhibidores de enzimas digestivas por naturaleza, pero, a estas sustancias se les puede eliminar, reducir y/o neutralizar (para que no nos afecten) con tan sólo aplicar una simple técnica natural de mejor aprovechamiento de nutrientes, tal y como lo es el dejar remojando estos granos y cereales por unas cuantas horas en agua abundante. Así es, el sólo hecho de dejar remojando este grupo de alimentos en agua abundante unas cuantas horas antes de cocinar, hace que todas aquellas sustancias que nos roba de una buena fuente de salud y energía sean neutralizadas y de tal forma se nos permita poder gozar completamente de toda la gama de beneficios que estos alimentos nos pueden ofrecer. Además, el remojar los granos y cereales hace también que se incremente el nivel de nutrientes que dichos alimentos poseen hasta por 20 veces más. En pocas palabras, el dejar remojar un alimento nos va hacer obtener una mayor cantidad de nutrientes.

 

Una vez que empiece a notar los beneficios físicos que causa el dejar remojando los granos y cereales, jamás querrá dejar de hacerlo. A continuación detallo en una lista de preguntas toda la información que se necesita saber a cerca de esta técnica tan prometedora:

 

¿Qué tanto tiempo se deben de dejar remojando los granos y cereales?

Permite que tus granos y cereales se remojen por al menos unas 7 horas, esto permitirá que una buena parte del anti-nutriente se degrade. Remojar con una duración de 12 a 24 horas produce el mejor resultado posible. Mayor tiempo a las 24 horas no significa mayor incremento de nutrientes. Una simple remojada durante la noche es suficiente para la mayoría de los granos, pero, si planea con anticipación podrá obtener un poco más de beneficios al dejar remojando un poco más.

 

¿Qué tanta agua debo de usar para remojar los alimentos?

Por lo general, usa la misma cantidad que utilizarías para cocer el alimento, es decir, en caso que fueras a cocer 1 taza de arroz y utilizar 2 tazas de agua, entonces utilice 2 tazas de agua para dejar remojando el arroz. Otra forma de también poder darnos una buena idea de que tanta cantidad de agua utilizar, es utilizar la suficiente agua que podamos notar que el alimento queda sumergido con un mínimo de 3 cm de profundidad.

 

¿Qué hago con el agua que utilicé para remojar el alimento?

Tírala. Esa agua no se debe de consumir debido a que contiene los anti-nutrientes e inhibidores de enzimas, es decir, lo que tratamos de eliminar de nuestra dieta. Este resulta ser un error muy común en muchas personas que ya me reflejan  realizar esta práctica, sólo que el motivo por el cual dichas personas realizan esta práctica es un motivo diferente, el de suavizar el alimento. El caso más común es el dejar remojando avena, pero, el error resulta ser cuando el agua es agregada al licuado o simplemente es consumida. Cuidado con eso.

 

El panorama completo

Entonces, todo comienza por planear que se va a cocinar el día siguiente. Luego, una noche antes se deja remojando en agua abundante el alimento a cocinar. Al día siguiente tire el agua del alimento que se dejo remojando, lava bien el alimento y finalmente ponga a cocinar el alimento en agua nueva (de ser el caso) o simplemente cocine según los planes.

Nota: En caso que por alguna razón se te haya olvidado dejar remojando el alimento con anticipación y dispongas de un menor tiempo a las mínimas 7 horas recomendadas, entonces,  algo que te podrá ayudar significativamente en la aceleración del proceso es el adicionar vinagre al agua que se utilizara en el remojado del alimento. Simplemente utiliza una cucharadita de vinagre por cada taza de agua utilizada.